martes, 24 de junio de 2008

Una de cochecitos

La vida está llena de contrastes, alegría frente a tristeza, amor frente a odio, tristeza frente a alegría.

El mundo del automóvil no es muy distinto. Moderno frente a antiguo, tecnología frente a sencillez, austeridad frente a lujo desmedido.
Como no podía ser de otra forma, la fotografía no se va a quedar atrás, solo hay que poner el B&N frente al color o la fotografía de carrete frente a la digital para darse cuenta de a qué velocidad pueden cambiar las cosas.
Aunque la verdad, la cuestión no es esa, sino más bien si estamos preparados para tanto cambio, o incluso por qué no dar un paso más y preguntarnos si estamos preparados para seguir de cerca la evolución que nosotros mismos provocamos???

Las fotos que siguen a continuación están tomadas en momentos distintos, abril y enero respectivamente, en lugares distintos, Ginebra y Cambados, pero siempre con un mismo elemento común: No era capaz de quitar mi vista de estos dos automóviles.


1 comentario:

Vivian dijo...

Ay Manuel… ¡Qué contraste! Genial esta muestra, me gustan los dos; aunque me llama la primera imagen. (Me hubiera gustado estar ahí)
He visto varios autos en tu página, realmente no sé dónde detenerme porque todas las imágenes tienen “un algo” que me atrapan; esto no es halago de blog, es la verdad.
Te mando un abrazo.